3 Formas de financiación de una empresa más allá del préstamo personal o hipotecario

Formas de financiación de una empresa

Este post es un artículo colaborativo, escrito por Eva Zamora, experta en contabilidad, especializada en Derecho Fiscal y con más de 20 años de experiencia en el sector.

Es habitual, a lo largo de la vida de un negocio, que haya que  recurrir a formas de financiación de una empresa que tengan naturaleza ajena. La financiación de una empresa es ajena, cuando el negocio se vale de préstamos que deberá devolver a corto o medio plazo.

Pocas son las empresas que tienen la liquidez suficiente como para hacer frente a nuevas inversiones, altibajos en la facturación o retrasos en los cobros.

Y ¿a quién recurrir?

A un banco, lógicamente.

El negocio de los bancos es ese: prestar dinero y cobrar intereses por hacerlo.

Pero no se lo prestan a todo el mundo, claro, sino a aquellos que según su criterio cuentan con  una situación económica tal que demuestra que tienen capacidad para devolverlo.

Además, a veces tampoco  prestan todo el dinero que la empresa necesita o de la forma en la que lo necesita. Es decir, a lo mejor a le interesa un préstamo personal pero le exigen que sea hipotecario. O quiere seguir renovando su póliza pero no le dejan otra alternativa que transformarla en un préstamo.

Con la idea de que tengas unas nociones generales si eres “nuevo” en estos temas, en este artículo te voy a hablar, a grandes rasgos y lejos de los tecnicismos que usa la banca, de dos aspectos que te pueden interesar.

  • 3 Formas de financiación de una empresa muy usadas en el ámbito empresarial, más allá del préstamo personal o hipotecario

  • Cómo operan las garantías para el pago de deudas

3 formas de financiación de una empresa ajenas muy usadas en el ámbito empresarial

1.- Póliza de crédito.-

Mediante la póliza de crédito el banco pone a disposición de la empresa, por un tiempo determinado, una cantidad máxima de dinero para que la vaya usando según le interese.

Puede ir retirando dinero y también ingresándolo, de forma que los intereses se los cobrarán en función del importe del que realmente haya dispuesto.

Ejemplo:

El 1 de enero te conceden una póliza de crédito por importe de 30.000 euros con una duración de 1 año.

En enero retiras 10.000 euros, en marzo 15.000 y en abril 5.000.

Ya has llegado al límite y no vas a poder retirar más.

Pero en junio haces un ingreso de 20.000, por lo tanto el crédito dispuesto en esa fecha es de 10.000. Ahora vuelves a tener la posibilidad de disponer de otros 20.000 euros más.

Como ves, en comparación con el préstamo la póliza es un instrumento bastante más flexible porque está pensado para cubrir necesidades puntuales: hoy tienes que hacer unas compras y retiras el dinero, mañana le cobras a un cliente y lo repones.Puedes tenerla ahí por si la necesitas, pero si no dispones de ella no tienes que pagar intereses.

Asesoría online

2.- Línea de descuento.-

El funcionamiento del mercado hace necesario realizar ventas a crédito. Pero no siempre la situación económica de la empresa permite tardar meses en cobrar lo que te debe un cliente.

Para paliar, en la medida de lo posible, la falta de liquidez que conlleva el cobro aplazado está el descuento de efectos:

La empresa entrega un efecto comercial (pagaré o letra de cambio) y el banco le adelanta el importe de ese efecto, de forma que llegado el vencimiento es el banco el que lo cobra directamente.

Es una operación que comporta un riesgo porque si el efecto resulta impagado el banco se lo cobrará a la empresa que a la que adelantó el dinero.

Por eso, al igual que en cualquier otra forma de financiación de una empresa, el banco exige unos requisitos de solvencia.

En su funcionamiento la línea de descuento tiene en común con la póliza de crédito que se establece un importe máximo y hasta ese límite se pueden ir descontadoefectos. A medida que vayan venciendo y el banco los vaya cobrando se va modificando la cantidad disponible.

Ejemplo:

Tienes una línea de descuento por importe de 30.000 euros.

En enero descuentas efectos por importe de 15.000 euros y en febrero por importe de 8.000.

En este momento sólo podrías descontar más efectos por un valor máximo de 7.000 euros (la diferencia entre el límite de 30.000 euros y lo que ya has descontado).

En marzo vence el efecto de 15.000 que descontaste en enero, por lo que el importe que aún puedes descontar es de 22.000 euros.

En abril resulta impagado el efecto que descontaste en febrero de 8.000 euros: eres tú el que tienes que pagárselo al banco.

En este caso, obviamente, tu cliente sigue debiéndote esos 8.000 euros porque no ha cumplido el compromiso recogido en el pagaré o la letra de cambio que te entregó.

Financiación de una empresa

3.- Remesa de recibos.-

Si la empresa trabaja con recibos que cobra periódicamente a sus clientes puede hacerlo de forma que el banco le adelante el importe de los mismos.

Es un caso con cierto parecido a la línea de descuento, porque el banco adelanta el importe de los recibos y si alguno de ellos resulta impagado o devuelto es la empresa la que debe pagarlo,  aunque después se lo reclame a su cliente.

Ejemplo:

Te dedicas al asesoramiento y todos meses les cobras a tus clientes tus honorarios mediante un recibo que les llega al banco. Tienes 30 clientes y el importe de cada recibo es de 100 euros.

La entidad bancaria emitirá los recibos a cada uno de tus clientes y te ingresará en tu cuenta los 3.000 euros del importe total de la remesa. Pasados cinco días dos de los recibos han resultado impagados por no tener tu cliente saldo suficiente en la cuenta. El banco te cobrará a ti esos 200 euros que él no ha podido cobrar y que ya te adelantó.

Al cabo de diez días, otro cliente devuelve el recibo por el motivo que sea. Nuevamente el banco te cargará en tu cuenta estos 100 euros que no ha cobrado.

Como ves cualquier operación de adelanto de fondos es una operación de riesgo porque eres tú el que tienes que responder frente al banco por cualquier impagado.

¿Harto del papeleo de tu negocio?Quiero dejarlo en manos de profesionales especializados

Diferencia entre la garantía personal y la garantía hipotecaria

Los bancos no prestan ni adelantan dinero sin una garantía de devolución. Necesitan saber que la capacidad de solvencia es real a la hora de prestar y cubrir las necesidades de financiación de una empresa. Es decir, la viabilidad de poder devolver la cantidad que le debes.

Esta solvencia se pone de manifiesto con el nivel de ingresos,con el montante total del patrimonio y con el importe y naturaleza de la deuda ya contraída por la empresa.

Y es que según nuestro ordenamiento jurídico, cualquier persona responde por susdeudas con todo su patrimonio, presente y futuro. Esto es así con cualquier tipo de deuda, sea con una entidad bancaria o no.

Es lo que se llama garantía personal.

Si afectas al pago de una deuda concreta un bien inmueble en particular estás constituyendo una garantía hipotecaria. El inmueble pasa a estar hipotecado, lo cual significa que está directamente vinculado al pago de esa deuda y que saldrá de tu patrimonio en caso de impago.

El funcionamiento de una hipoteca todo el mundo lo tiene más o menos claro. Lo que yo quiero destacar aquí, porque no es tan conocido, es el hecho que el no tener inmuebles gravados con hipotecas no significa que no puedan ser embargados en casode no pagar tus deudas por lo que he dicho al principio: se responde de las deudas con todo el patrimonio presente y futuro.

Con un ejemplo se verá más claro:

Tienes un préstamo por importe de 300.000 euros, una póliza dispuesta por importe de 50.000 euros y una línea de descuento de 80.000 agotada.

El préstamo está garantizado con una hipoteca que recae sobre la nave en la que tienes el negocio.

No tienes dinero en efectivo pero si un apartamento en la playa y una cochera.

Si no pagas la póliza y la línea de descuento puedes pueden embargarte (para después vender) el apartamento y la cochera porque aunque no estén hipotecados son parte de tu patrimonio y, por lo tanto, son la garantía personal frente a cualquier acreedor.

No responderías con la nave del negocio porque la hipoteca supone un derecho de cobro preferente para el banco que te ha concedido el préstamo, por lo tanto cualquier acreedor va a estar por detrás de él en lo que a la nave se refiere.

Espero que os haya venido bien este artículo sobre formas de financiación de una empresa. Si hay algún ámbito de este área sobre el que te interesaría leer en nuestro blog, ya sabes, ¡comenta y me lo anoto! 🙂

 

3 Formas de financiación de una empresa más allá del préstamo personal o hipotecario
5 (100%) 2 votes

8 comentarios

  • Sofía

    8 Noviembre, 2016

    Me encanta que seáis tan claros siempre. Vuestros post me sirven de mucha ayuda. ¡Muchas gracias!

    • GesTron

      8 Noviembre, 2016

      Gracias a ti por leernos, Sofía 🙂

  • Muy bien el artículo, muy claro, pero en su última parte, la de garantías personales e hipotecarias, deja algunos flecos sueltos, absolutamente interesantes!, como la forma diferente en que se responde ante esas garantías según seces Sociedad Limitada o simplemente Autónomo (¿acaso no hay ventajas en crear una SL?) o el hecho, más que relevante, de que si vas a responder con tu patrimonio o el de tu empresa ante impagos de deuda, mejor hipotecarse y sacarle partido a ese patrimonio, no?
    Me encantaría charlar con la autora, a la que felicito desde aquí.

    • GesTron

      10 Noviembre, 2016

      Buenas, Jose Manuel!
      Gracias por leer el post. La autora de este artículo es Eva Zamora, puedes contactar con ella a través de su blog 🙂 De cualqier forma me parece súper interesante tu apunte, lo anoto para escribir sobre ello en GesTron!

  • Victor Duodu Amponsah

    8 Noviembre, 2016

    Desde de dos años sin ningún ingreso

    • GesTron

      10 Noviembre, 2016

      No entiendo bien tu consulta, Víctor. ¿Puedo ayudarte con algo en concreto? 🙂

  • Francisco

    7 Marzo, 2017

    Una duda, ¿qué opináis del crowdlending para empresas y autónomos? Me gustaría conocer el punto de vista desde el empresario que solicita financiación, y desde el particular que participa en los proyectos a financiar.
    Muy interesante el artículo y el blog.

    • GesTron

      7 Marzo, 2017

      Hola Francisco 🙂

      Opinamos que es una oportunidad muy interesante, un ejemplo hacia la inclusión de la economía colaborativa como base en modelos de negocio eficientes. Las perspectivas dependen de muchos factores desde el punto de vista del inversor: la proyección que uno tenga con la inversión que hace, el intermediario al que se acude y las condiciones que aplica y el nivel de seguridad en cuanto al estudio del retorno de la inversión, garantías, tipos de interés… En España aun estamos verdes, no hay muchas empresas dedicadas al sector. En EEUU este tipo de financiación supone casi el 80% del total a nivel nacional, por ejemplo. Nos queda camino que andar. En cuanto al empresario que accede… Normalmente una vía guay en cuanto a facilidades de acceso a financiación para personas a las que se les cerraría la puerta en la cara un barco, claro que tiene un precio a pagar como todo.

      Por cierto, gracias por tu comentario