¿Trabajas en casa? Conoce la normativa y deduce gastos


Cada vez son más los autónomos que pueden trabajar desde casa sin necesidad de tener un local abierto al público. En este caso, resulta más complicado diferenciar los gastos personales y los gastos de la actividad ya que todo se desarrolla en el mismo lugar físico.

Una solución para el control de los suministros sería tener contadores diferenciados, pero en la realidad no resulta nada práctico. Entonces, ¿cómo lo hacemos? Os voy a explicar la normativa por la que se rigen a la hora de establecer que gasto son deducibles o no si trabajamos desde home-office, es decir, desde casa.

Y ya si trabajas desde casa, ¿qué te parece tener una asesoría que no te haga salir solo para llevar el papeleo? Trabaja con Ayuda-T Pymes, lo encontrarás muy rápido y cómodo. Gracias a su App podrás subir los documentos a la nube simplemente mediante una foto con el móvil, entra en nuestra web y conoce más acerca de ellos, pincha aquí.

gastos-deducibles-trabajo-casa-768x703

Gastos deducibles autónomos: cómo ganar liquidez facturando lo mismo

¿Sabes que significa vivienda habitual?

Para la Agencia Tributaria es aquella que cumple dos requisitos:

  1. Que tengas previsto vivir en ella al menos durante tres años (a menos que pase algo que lo impida como traslado de tu empresa a otra ciudad, ruptura sentimental…).
  2. Que, si has comprado o alquilado esa casa, realmente vivas en ella en un plazo de 12 meses desde que la adquiriste o habilitaste.

En otras palabras, tu vivienda habitual es: tu hogar.

gastos-deducibles-768x720

Gastos derivados de la titularidad del inmueble

Tu hogar puede ser:

  • Tuyo al 100%.
  • Tuyo en otra proporción porque, por ejemplo, lo has comprado a medias con tu pareja o lo heredaste junto a otros familiares.
  • Alquilado.
  • Vives de gratis en casa de tus padres, tu novi@, etc…

Solo en los dos primeros casos podrás deducirte los gastos derivados de la titularidad del inmueble, que son:

  • La amortización de la vivienda
  • El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)
  • La comunidad de propietarios
  • El seguro de la vivienda
  • Los intereses del préstamo…

Serán deducibles en proporción a la parte de la vivienda afectada al desarrollo de la actividad y al porcentaje de titularidad.

Por ejemplo, si posees el 50% de la titularidad del inmueble, del 50% del gasto, será deducible en el porcentaje de la vivienda que destinas a trabajar.

gastos-768x79

Gastos de suministros de la vivienda habitual

Hasta ahora la normativa de IRPF sobre deducibilidad de estos gastos ha sido muy estricta, pero el Tribunal Económico-administrativo central, con el fin de unificar el criterio, dictó una sentencia con carácter vinculante para toda la Administración tributaria el 10 de septiembre de 2015 sobre los gastos de la vivienda. Con este criterio se puede determinar un poco mejor el porcentaje deducible de estos gastos, vamos a verlo.

Los gastos de suministros (luz, agua, gas, internet…) son deducibles si podemos probar la contribución a la actividad económica desarrollada, y, en ese caso, sería deducible en proporción a los metros cuadrados de la vivienda afectos a la actividad. Estos metros cuadrados deben ser previamente informados a la Agencia Tributaria a través de un modelo censal 036.

Seguramente sea mucho más fácil justificar que necesitamos usar internet y luz para ejercer la actividad que justificar otra serie de suministros. Incluirlos o no siempre puede ser un riesgo, y por tanto, uno mismo debe decidir si lo incluye o no.

La deducibilidad de estos gastos no depende de la titularidad del inmueble, pero las facturas de los acreedores deben estar a tu nombre.

deducibles-gastos-768x718

Vivienda de alquiler

Si tu vivienda habitual es alquilada, estaría muy bien que el bueno de tu casero te hiciera dos contratos de arrendamientos diferenciados:

  • Un contrato por la parte de vivienda que destinaras como vivienda habitual.
  • Un segundo contrato por el porcentaje de la vivienda que afecta a la actividad, este contrato incluirá IVA, y por ello, es poco probable que el arrendador acepte realizar dos contratos diferenciados.

Los suministros pueden ser deducibles en la misma proporción que el contrato por el porcentaje de la vivienda afecto a la actividad, siempre que los pagues tú y la factura esté a tu nombre.

Si no consigues doble contrato, opcionalmente y asumiendo el riesgo puedes deducir los suministros en el porcentaje de la vivienda que destinas a trabajar, pero en caso de inspección, podrías tenerlo difícil. Bueno, realmente es así como los autónomos que trabajamos desde casa vamos consiguiendo poco a poco que se nos reconozca el derecho a deducirnos este tipo de gastos.

Así que si tú estás completamente seguro que ante un inspector puedes justificar que son gastos necesarios para el ejercicio de tu actividad, ¿por qué no luchar por deducir esos gastos? Pero ante la duda, te aconsejo no incluirlos. Si decides incluirlo y la Agencia Tributaria te inspecciona por el IRPF, tendrás que asumirlo, o defender una fiscalidad más justa para el pequeño autónomo interponiendo un recurso.

Hagas lo que hagas, te deseo que trabajes muy feliz, el trabajo es parte de tu vida, una parte muuuuuy grande de tu día y por muuuuchos años hasta que te jubiles. Prepárate una habitación confortable, organizada, climatizada y libre de tentaciones. No olvides levantarte a estirar las piernas y a despejarte, y como siempre te digo, el papeleo déjaselo a nuestros amigos de AyudaT.

 

¿Trabajas en casa? Conoce la normativa y deduce gastos
4.9 (98.75%) 16 votes