Papi, yo también quiero ser emprendedor

Ser emprendedor desde la más tierna infancia: vigila 5 factores clave

A pesar de los pesares, de todos los obstáculos y dificultades, ser emprendedor es, más que una opción desde el punto de vista laboral, un estilo de vida, una forma de entenderla y afrontarla. Y es que resulta que la gente emprendedora, normalmente, tiende a ser menos conformista, más proactiva, siente un fuerte apego hacia sus ambiciones y apuesta fuerte por progresar en la vida y llevar a término sus sueños.

Ser emprendedor implica ser una persona autónoma y autosuficiente en muchos ámbitos, con la capacidad de poner a prueba constante tus aptitudes y llevarlas siempre un poco más allá. Las virtudes de ser emprendedor no son pocas. Además de todo lo que te he comentado, que si lo de trabajar dónde queremos y en lo que queremos, no tener jefe, ni tener que dar cuentas ante nadie, libertad para gestionar nuestro propio tiempo,  etc.

En definitiva, no es de extrañar que como padres, busquemos lo mejor para nuestros niños y, en el caso de ser emprendedores, valoremos y queramos extender esta forma de ver la vida con nuestra progenie.

Partamos de la base de que no hay que obcecarse. No está bien presionar a los críos para que orienten su vida hacia lo que nosotros entendamos como lo más oportuno, ya que no son extensiones de nosotros mismos, sino personitas independientes que deben elegir por sí mismos sus propios caminos, tomar sus propias decisiones, cagarla una y otra vez y hacerse mucha pupita hasta aprender la lección que necesiten aprender.

Pero claro, eso no quita que seamos conscientes de las ventajas que pueden traerle a un chiquillo la estimulación de ciertas aptitudes. Fomentar el desarrollo de una serie de aspectos desde pequeños los vinculará a su personalidad y formas de actuar ante la vida, haciéndolos más capaces. Los factores relacionados en este plano con el hecho de ser emprendedor pueden configurarse como herramientas muy valiosas en el futuro para tu hijo.

Tomando como excusa la celebración del Día del Padre, he pensado (lo hago a veces): Pues mira, GesTron, ¿por qué no exponemos algunas vías para fomentar el carácter de ser emprendedor en los niños desde la infancia?

Pero antes que nada, si tú tienes la suerte de ser papá, deja que te felicite por tener una de las labores más “duras” ever, incluso más que ser emprendedor y, por supuesto, la más reconfortante.

Busquemos las pistas para conseguir educar a  nuestros pequeños desde el prisma del emprendedor.

Antes de seguir, si tú mismo ya eres empresario o estás planteándote introducirte en el difícil pero increíble mundo del emprendedor, deberías saber que mis compañeros de la gestoría Ayuda-T Pymes te ayudarán a que todo sea más sencillo. Te quitan de encima todo el rollo del papeleo. Cuentan con un servicio integral de asesoría laboral, fiscal y contable y tarifa plana. Son líderes en España dentro de su sector, infórmate del porqué y quizás te sorprendan. 😉

No te rayes y déjalo en manos de profesionalesDespreocúpate de todo papeleo de tu negocio

Consejos para enseñar a tu hijo a ser emprendedor

Desarrolla una cultura del esfuerzo y consciencia financiera

Lo primero: ¿Sabes lo típico que le sueltan muchos padres a sus hijos, rollo: si apruebas todas este trimestre te compro la Play Station, el i-phone 83, o llámalo X”? Evita cualquier tipo de comportamiento que de a entender a tu hijo que necesita estímulos externos para desempeñar sus obligaciones. Ser emprendedor pasa por tener la capacidad de encontrar en nosotros mismos la fuerza, empuje y proyección necesarios para llevar a cabo nuestro cometido, ser una persona autónoma.

Si quieres regalarle a tu hijo lo que sea, bien. Pero no adjudiques esos presentes a una especie de chantaje emocional que sirva como empuje para que el niño cumpla con lo que debe hacer. Otro ámbito que debes suprimir, de ser posible: la asignación de una paga semanal, mensual o lo que sea. Muchos están a favor de esta práctica alegando que ayuda al crío a saber gestionar sus “mini ingresos”, ayudando a adoptar un pensamiento más racional y coherente hacia el dinero.

La parte negativa o peligrosa de todo esto, si quieres que en tu hijo afloren las aptitudes vinculadas a ser emprendedor, es que fomentarás el arraigo en tu hijo de la “comodidad” de contar con una entrada de dinero asegurada cada cierto tiempo. No necesitará ser especialmente proactivo o ingenioso si quiere conseguir algo, dado que a menos que se porte demasiado mal, esperará recibir ese dinero regularmente independientemente de lo que haga. Ser emprendedor implica saber arriesgarse, buscar oportunidades y renunciar a la seguridad económica con la que puede contar un asalariado. Enséñales desde el principio esa forma de ver las cosas.

Ser emprendedor desde la más tierna infancia: vigila 5 factores clave

¿Cómo gestionamos un punto intermedio, que no niegue al niño aprender a administrar su dinero, sin fomentar que se acomode y se vuelva conformista con la percepción de una paga? Intenta una cosa: ¿Por qué no sugieres a tus niños que busquen por sí mismos tareas para llevar a cabo?

Ayudarte con la lista o las bolsas de la compra, mantener su habitación ordenada, recoger las hojas del jardín, quitar el polvo, barrer, limpiar el coche, ordenar los libros por orden alfabético, yo qué sé. Obviamente todo depende de la edad del niño, pero la idea es que sea del propio crío de quien emanen las ideas sobre tareas que llevar a cabo, que sean y ellos entiendan como útiles y, por ende, puedan hacerles “merecedores” de una retribución digna a cambio. Lo que cambia es la perspectiva o visión con la que se queda el niño, han sido ellos los que han tenido que encontrar las oportunidades sobre qué hacer para conseguir lo que quieren, algo propio de ser emprendedor.

Si quieres darte una vuelta de tuerca al asunto, estipula que te comenten las actividades que crear útiles realizar de cara a acordar el dinero que les vas a dar a cambio. De esta manera estás incentivando sus dotes de negociación y comerciales.

Ya sabes que ser emprendedor implica saber vender nuestras propias ideas y a nosotros mismos (desde el mejor sentido).

Criptonita para el papeleo de tu negocio

El Libro Secreto de Gestron

* Acepto las condiciones del aviso legal.

Mejorar su capacidad para comunicarse

Primero. Alimenta al niño con todos los referentes que encuentres para favorecer sus cualidades comunicativas. Enséñale a disfrutar de la lectura, muéstrale cine, series. Charla con él a menudo y fomenta su capacidad para construir una visión propia y crítica con la información que llega a sus manos.

Por otro lado, no transijas en cuanto a hablar de forma adecuada. Esto se aplica tanto a la articulación correcta en la comunicación, como en la comprensión de nuevos conceptos cada vez (juega a los sinónimos con tu hijo), así como al uso correcto del lenguaje en cuanto a tono, elementos formales (trato de usted, gracias, por favor, si no le importa, etc.).

Puedes fomentar este tipo de aptitudes en tus niños vinculadas a ser emprendedor enseñándoles a responder al teléfono con voz clara. También está guay que entiendan la importancia de mantener contacto visual con su interlocutor, por ejemplo.

Ser emprendedor: De tal palo, tal astilla

Ser emprendedor desde la más tierna infancia: vigila 5 factores clave

Steven Levitt y Stephen J. Dubner, en su libro Freakonomics: Un economista políticamente incorrecto explora el lado oculto de lo que nos afecta, exploran qué factores determinan la relación entre padres empresarios de éxito y el hecho de que sus hijos lo sean en el futuro o tengan comportamientos que induzcan o se vinculen a ser emprendedor.

Pues bien, resulta que la peña esta sacó en claro que, de entre todas las posibles características contempladas (familias desestructuradas, nivel de pasta, tipos de educación, idiomas, actividades extraescolares, tiempo que pasan juntos progenitores y progenie, etc.), lo importante realmente a la hora de determinar si el niño adopta o no un comportamiento concreto, en este caso ser emprendedor, depende de lo que el hijo observe en el propio comportamiento paterno.

De este modo, lo que hará que un niño sea creativo o sienta interés por el arte no será que su padre le obligue a ir a una galería de arte, sino que observe a este le interesa el arte, acude a museos, etc. Igualmente, si quieres estimular la afición a la lectura en tu hijo, lo más eficaz será que el crío vea como lees asiduamente y le otorgas importancia a esta actividad.

Enséñale a asimilar los “fracasos” como algo positivo

En la sociedad de hoy día se tiende a fomentar una visión dicotómica en cuanto a lo que se entiende por un proyecto con éxito o que ha fracasado.  Si al final ha salido bien, eres un campeón, si no, eres un pardillo y la has liado.

Aunque la competitividad y la autoexigencia son factores fundamentales a la hora de forjar el carácter  ser emprendedor, lo que definitivamente no es constructivo es configurar una visión pesimista o catastrofista de las cosas que nos ocurren.

El niño debe entender que, normalmente, las cosas pueden no salir como una espera y, sin embargo, eso no quiere decir que hayan caído en saco roto, pues en toda experiencia radica un aprendizaje que nos ayuda a crecer, evolucionar y convertirnos en personas más complejas y con más recursos para enfrentarnos a situaciones similares en el futuro. Equivocarnos es una fase necesaria para llegar a conseguir nuestro objetivo.

No te rayes y déjalo en manos de profesionalesDespreocúpate de todo papeleo de tu negocio

“Si no te equivocas, probablemente es que no lo estás intentando lo suficiente.”

Además, déjale claro al niño que en un proceso el resultado final no es lo único que importa. Ya sabes lo típico de que la felicidad no es una meta al final del camino, sino saber disfrutar de lo que ocurre mientras.

Nadie aprende de los fracasos ajenos

Es doloroso observar como tu criaturita sufre por cualquier motivo. Sin embargo, es necesario. Déjale que se equivoque. Una de las principales características de ser emprendedor es saber gestionarse en circunstancias en las que, a pesar de no contar con mucha información, se debe tomar la vía que entendamos más adecuada y esperar los mejores resultados. La incertidumbre, las posibles equivocaciones y la experiencia harán que  tu hijo aprenda a desenvolverse en la toma de decisiones, le enseñarán a mantener la calma y ganar confianza en sí mismo.

Si quieres trabajar este aspecto en el niño piensa en juegos que motiven situaciones de incertidumbre, por ejemplo, y aléjalo de la televisión y actividades pasivas todo lo que puedas.

Empatía y la filosofía win-win de ser emprendedor

Es necesario que el niño desarrolle el sentido de la empatía y comunidad. De nuevo, es genial que una persona, más si hablamos de ser emprendedor, sea competitiva. Sin embargo, es necesario inculcar este valor en nuestros hijos desde la perspectiva de la humildad, haciéndoles conscientes de que con quien deben competir es consigo mismos, en una carrera por hacer las cosas, siempre, de la mejor forma.

De este modo, los resultados de sus acciones deben enfocarse en dar lo mejor de sí mismos en todo momento, generando valor para ellos y para los demás, siempre que sea posible.  Esto le permitirá desarrollar valores en torno a la comunidad y al compañerismo, además de entender el éxito como un proceso no vinculado necesariamente al individualismo.

Háblales de emprendedores que utilizaron su creatividad para ayudar a los otros. Charla con ellos sobre formas mediante las que aportando a los demás, ellos también puedan ganar.

Además, ser emprendedor en el futuro puede verse favorecido si se le ofrecen al niño referentes de liderazgo, perseverancia y superación: muéstrale modelos de conducta más allá del futbolista de turno.

Papi, yo también quiero ser emprendedor
Rate this post