Tipos de autónomos

¿Qué tipos de autónomos existen?

Lo has decidido: te vas a dar de alta como autónomo. Tienes claro cómo hacerlo, por qué quieres hacerlo y todas las ventajas y desventajas que conlleva esta figura empresarial.

Y de pronto te preguntan: vale, ¿qué tipo de autónomo quieres ser?

Ahí vuelven las dudas, los problemas y la incertidumbre. ¿Qué tipos de autónomos hay? ¿En qué se diferencian? ¿Qué tipo de autónomo te conviene a ti?

Si buscas respuestas para todas estas preguntas, las tienes aquí mismo. Vamos a ver qué tipos de autónomos existen y cuáles son las características de cada uno de ellos.

1. Trabajadores autónomos

Autónomo que gestiona un pequeño negocio que habitualmente tiene su nombre y que puede o no tener trabajadores contratados. Suelen ser aquellos que tienen un local o un negocio local o que cotizan por actividades profesionales del IAE (Impuesto de Actividades Económicas).

Dentro de este tipo de autónomo hay dos subgrupos:

  1. Autónomos de actividades empresariales: son aquellos que cotizan por el IAE y que en muchas ocasiones también cotizan por módulos. Algunos ejemplos serían los taxistas, transportistas, hosteleros, peluquerías o gimnasios.
  2. Deportistas y artistas: son un grupo especial del IAE para todos aquellos que se dediquen al cine, teatro, televisión, circo, música, tauromaquia y actividades deportivas.

¿Cuándo te conviene darte de alta como trabajador autónomo? Cuando tu actividad está dentro de alguno de los epígrafes del IAE o cuando tienes un negocio físico local en tu localidad.

2. Profesionales autónomos

Autónomos que trabajan en profesiones liberales incluidas en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Dentro de este tipo de autónomo también hay dos subgrupos:

  1. Profesionales autónomos colegiados: arquitectos, psicólogos, médicos, ingenieros, farmacéuticos, veterinarios, etc. A veces no cotizan por el RETA, sino que lo hacen mediante las mutualidades con sus Colegios Profesionales.
  2. Profesionales autónomos no colegiados: diseñadores, traductores, maquilladores, representantes, programadores, etc. Son todos los profesionales que no tienen un Colegio Profesional pero sí están incluidos en el grupo de profesiones liberales del IAE.

Los profesionales también pueden tener trabajadores y un establecimiento, pero lo habitual es que no los tengan y que trabajen desde casa o a domicilio. A este tipo de profesionales sin empleados ni establecimientos se les denomina freelance, palabra tan conocida y que a menudo se confunde con el autónomo en general.

Un gran porcentaje de los autónomos cotiza por estimación directa simplificada y casi nunca lo hacen por módulos, ya que no tienen una estimación más o menos clara de la cantidad de ingresos trimestral que van a tener.

Aparte de esto, facturan de una manera distinta al resto de autónomos, ya que deben retener el IRPF en sus propias facturas, y el tipo de gravamen fiscal de IRPF también es inferior (un 15% o un 7% para nuevos profesionales).

¿Cuándo te conviene darte de alta como profesional autónomo? Cuando tu actividad está dentro de las profesiones liberales y vas a ser principalmente un freelance.

3. Autónomos societarios

El autónomo societario es aquel que regenta una sociedad, ya que su negocio tiene un buen volumen de ingresos y la figura de profesional o trabajador no es suficiente para seguir creciendo. Si quieres saber más sobre cuando cambiar de autónomo a sociedad, te recomiendo leer mi artículo “¿Cuándo debes pasarte de autónomo a S.L.?“.

Este autónomo suele ser el administrador de la sociedad, siendo este el motivo por el que está dado de alta en el RETA. Por este motivo, está obligado a tributar con una base imponible superior a la del resto de tipos de autónomos (la cuota asciende a 315 €) y no puede acceder a ningún tipo de bonificaciones para autónomos como por ejemplo la tarifa plana de 50 €.

Por este motivo, el autónomo societario debe ser el paso siguiente que debe tomar un trabajador o profesional autónomo cuando sus ingresos aumentan y está teniendo éxito.

¿Cuándo te conviene darte de alta como autónomo societario? Solo cuando vayas a regentar una sociedad, ya que en caso contrario es imposible, y cuando tus ingresos anuales sean superiores a los 40.000 €.

4. Autónomos económicamente dependientes

Los denominados TRADE son los autónomos que trabajan principalmente para un cliente. También son denominados como los “falsos autónomos”, ya que esta figura es muy comprometida y es utilizada en muchas ocasiones por las empresas para evitar pagar los seguros sociales de los empleados.

Las características del trabajador autónomo económicamente dependiente son que factura un 75% o más a un solo cliente, que no puede tener trabajadores a su cargo y que tienen derecho a vacaciones (no pagadas). Si quieres saber más sobre este tipo de autónomo y el caso del falso autónomo, te recomiendo leer mi artículo sobre el TRADE y sobre el contrato mercantil.

¿Cuándo te conviene darte de alta como autónomo económicamente dependiente? Cuando trabajes principalmente para un solo cliente y no tengas expectativas de trabajar para muchos más. Si casi toda tu facturación depende de él, date de alta como TRADE y podrás acceder a unas ligeras ventajas con respecto a los otros tipos de autónomos.

5. Autónomos colaboradores

Los autónomos colaboradores son aquellos que se dan de alta para trabajar con un cónyuge o familiares de hasta segundo grado de consanguinidad de manera habitual.

La diferencia con respecto al resto de autónomos es que este tipo de autónomo no hace declaración de IVA ni pago fraccionado de IRPF. Aparte de esto, hay pocas diferencias más allá de tener unas bonificaciones distintas a la de los profesionales, TRADE o trabajadores autónomos.

¿Cuándo te conviene darte de alta como autónomo colaborador? Cuando tu principal objetivo sea trabajar con tu pareja o con algún familiar en su negocio local y no tengas pensando hacer ningún otro trabajo extra.

6. Autónomos agrarios

Autónomos dedicados a actividades agrícolas y que cotizan por un régimen especial llamado SETA (Sistema ESpecial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios).

El autónomo agrario es un mundo aparte con respecto a los otros 5 tipos de autónomos, por lo que te recomiendo leer la página específica de la Seguridad Social para los autónomos agrarios.

¿Cuándo te conviene darte de alta como autónomo agrario? Cuando trabajes de manera exclusiva en una actividad agrícola.

7. Consideraciones finales

Estos son los 6 tipos principales de autónomos que existen, pero realmente opción de elegir entre uno u otro solo existe entre el trabajador autónomo, profesional autónomo o TRADE. El resto de tipos son obligatorios si quieres tener una sociedad, trabajar en un negocio familiar o en el mundo agrícola.

Lo más habitual es estar en el grupo de los profesionales o trabajadores y, de hecho, la mayoría de bonificaciones y ventajas son para estos dos grupos. Si quieres que te eche una mano para darte de alta como cualquiera de ellos, echa un vistazo aquí.

Si todavía tienes alguna duda sobre los tipos de autónomos o quieres añadir alguna aclaración o detalle a los distintos tipos sigue bajando y nos vemos en los comentarios 🙂

¿Qué tipos de autónomos existen?
4.56 (91.11%) 9 votes

Aprende a solucionar por ti mismo el papeleo.

Recibe un regalo directo, ¡for you!

3 comentarios

  • paco

    1 Septiembre, 2015

    Luego viene cuando hacienda dice que no puedes tener una SL y trabajar para ella y te pasa por irpf todos los ingresos de la sociedad de los últimos 4/5 años.

  • Martin

    22 Septiembre, 2015

    Buenos días, es posible ser administrador solidario y no ser autónomo societario? Actualmente tenga una SL que aún no saco adelante y la cuota de autónomo 347€ en mi caso me ahoga todos los meses. Alguna idea de ayuda? Gracias.

    • GesTron

      22 Septiembre, 2015

      Buenos días Martín,

      Si eres administrador de una sociedad tienes que ser sí o sí autónomo societario. No sé exactamente cuál es la situación de tu SL, por lo que no puedo ayudarte mucho más.

      Un saludo