ASISTENTE-PERSONAL-GESTRON

La Ley de Pareto aplicada a la productividad tu negocio

Hoy en GesTron vamos a hablar de saber soltar, de delegar en equipos, de tener personas de confianza, un asistente personal o de buscarte la vida para que, llegado el momento, no capes la proyección de crecimiento en tu negocio y tu productividad.

No sé en qué momento de tu emprendimiento estás ahora, pero te aseguro que debes aprender cuanto antes la importancia de saber delegar tareas y priorizar tu tiempo. De lo contrario, amigo, todo esto va a convertirse en una pérdida de rendimiento y de dinero.

En este sentido diremos que existen tres tipos de emprendedores: los que ya delegan, los que aún no lo hacen pero lo harán en el futuro y aquellos que van a menorizar el desarrollo de sus negocios porque no saben soltar.

Y ese futuro en que empiezas a soltar no es que llegue cuanto tu proyecto ya se ha convertido en una súper empresa. Por el contrario, se trata del punto de inflexión en el que los esfuerzos que se hagan en tu negocio multiplicarán sus resultados.

Y la importancia de este aspecto se agudiza cuando el emprendimiento se lleva a cabo por internet. Es decir, cuando la naturaleza de tu actividad es online, si te niegas a delegar funciones y tareas, tu negocio estará condenado al fracaso tarde o temprano.

¿Qué es delegar un trabajo?

Easy. Se trata de depositar tu confianza en alguien más que no eres tú para encargarse de una tarea cuya responsabilidad, en principio, recae sobre ti.

Pero de verdad, aunque la responsabilidad sea tuya en última instancia y a menudo se reafirme ese dicho de “si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo”; cuando quieres aportar escabilidad a un negocio, aplicar la Ley de Pareto (ya sabes, lo del 80/20) puede ser trascendental para su futuro.

En este caso, vendría a ser algo como el 80% de tus ganancias o del valor que tú aportas a tu negocio, provienen sólo del 20% de las tareas que llevas a cabo. Es decir, párate a pensar un segundo.

De todas las tareas que te ves obligado a desempeñar cada día, ¿cuántas implican de forma imprescindible tu presencia, toma de decisiones y acción directa? ¿Cuáles podría llevar a cabo otra persona siguiendo tus directrices sin que no pasara absolutamente nada, mientras tú podrías seguir invirtiendo tu energía en ese 20% de procesos que más rentabilidad te generan?

¿Y en quién delego? Desde un asistente personal, secretario, empresa externa, depende de lo que necesites.

Por ejemplo, por ejemplo,  si quieres alguien que te gestione la facturación, su seguimiento, la recepción de llamadas y atención al cliente, puedes contactar con un asistente personal. Mercadona delega la producción de sus pizas (y muchos otros productos, en la marca blanca de Casa Tarradellas), Juan el de la asesoría, delega la gestión de sus acciones de marketing en una agencia externa.

Ahora entra en juego el conocimiento estratégico que tengas de tu negocio y del valor que repercute cada proceso.

Pero claro, a lo mejor me creo yo que tú cuentas con todos los recursos del mundo en tu negocio para tirar de presupuesto infinito. Pero ahora te digo yo a ti, ¿nunca te has planteado que como tú estás haciendo todas esas tareas rutinarias, no tienes tiempo para centrarte en las tareas que de verdad te hacen ganar dinero y por eso no facturas lo suficiente?

Respecto a eso te comento que existen varias alternativas en función a las necesidades de cada emprendedor.

Hay empresas que cuentan con equipos enormes y otras que tiran de entidades b2b. Es decir, aquellas empresas que se especializan en un área para que otros negocios puedan externalizar esas tareas en ellos.

Por ejemplo, existen agencias de marketing que gestionan de forma externa las acciones que los negocios de sus clientes deben desarrollar en el plano comunicativo de sus marcas, como en el ejemplo que te puse antes. También están los call center (que son una especie de centralita), las marcas blancas proveedoras de productos que se encargan prácticamente de la mayor parte del proceso productivo de ciertas líneas de negocio…

Quiero decir, esto no es algo nuevo. Se lleva haciendo desde que la gente se dio cuenta de que era necesario priorizar para generar mejores resultados.

Una vez ya has decidido cuáles son las tareas en las que realmente tu no estás aportando tu valor diferencial, ya puedes iniciar la búsqueda de tu nuevo asistente personal, persona o equipo que se encargue de desarrollarla. Ten en cuenta:

  1. Busca a tu perfil ideal para cada tarea que delegues: formación experiencia e implicación serán fundamentales. Pero lo primero, actitud.
  2. Comunica exactamente qué esperas de esa persona, el proceso y las pautas a seguir y el margen de tiempo establecido
  3. No, no eres el único que sabe hacer esa tarea. Escucha otros puntos de vista. Puede que tú conozcas como nadie tu negocio, pero hay muchos grandes profesionales y expertos ahí fuera que pueden ofrecerte una perspectiva fresca o una forma de hacer las cosas más eficiente de la que quizás, tú, no te habrías percatado.
  4. Las tareas pueden delegarse, pero el responsable último eres tú. Por ello debes relizar un seguimiento de las tareas delegadas y/o pedir reportes de los resultados.

¡¿Qué te parece?!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.