Despido procedente y justificado respaldado por el Tribunal Supremo

Por muy grande que sea una empresa, cuando un trabajador falta a su puesto repetidamente, se le suele echar de menos. Especialmente, por supuesto, su jefe. Hoy GesTron os trae el curioso caso de un trabajador que en principio prestaba servicios para una empresa de limpieza, pero que acabó dedicando su jornada laboral a desarrollar otro tipo de actividades lucrativas no solo ajenas a su puesto, sino que nada tenían que ver con la empresa para la que trabajaba.

Incluso, utilizaba el coche que le habían proporcionado para esas “tareas”. ¿Resultado? Despido inmediato. ¿Justificado? Lo analizaremos a continuación con la ayuda de nuestros colegas expertos en asesoría laboral.

Vayamos por partes. ¿Quién es el individuo en cuestión? Un empleado que prestaba servicios de limpieza, con un horario laboral bien definido: de lunes a jueves, días en los que debía trabajar de 8:30h hasta 14:00h. El viernes, el horario abarcaba desde las 8:00 h hasta las 15:00 h.

Y llega el temido momento… El trabajador es despedido el día 7 de diciembre de 2018. ¿Causa del despido? Como la propia empresa indica: “transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza”. ¿Por qué? Como argumenta su jefe, o mejor dicho ex-jefe, el trabajador se ausentaba de su puesto para acudir a otro sitio en particular, en el que realizaba actividades ajenas a la actividad laboral de la empresa, utilizando el coche de la misma. 

Ahora mismo, te estarás preguntando: “¿dónde iba y qué hacía dicho trabajador?” La respuesta está en la carta de despido, que destaca que el trabajador: 

  1. Acudía a diferentes hoteles en los que consumía bebidas alcohólicas. Se ausentaba una hora durante estas escapadas. 
  2. También, utilizaba el coche de la empresa para recoger a su esposa y llevarla a casa. 

Podríamos decir que el trabajador era un excelente chófer para su familia. En otras ocasiones, abandonaba su puesto de trabajo para recoger a su esposa o a su hija y llevarlas, en coche por supuesto, donde fuera oportuno. 

Pero… ¿qué pasó con el después del despido? El trabajador acudió a los Tribunales y acusó a su jefe de despedirlo improcedente. El Tribunal examinó tanto la parte del demandado como la del demandante. Y concluyó: 

  1. Las acciones realizadas por el trabajo demuestran la falta de buena fe y compromiso por su parte. 
  2. No tuvo en cuenta, los riesgos de conducir bajo los efectos del alcohol. 
  3. El trabajador aprovechó el coche, proporcionado por la empresa, para disfrute propio.

¿Resultado? El Tribunal falla a favor de la empresa. Así que, ¿el despido era justificado? Sí, el despido es procedente y justificado. Si tienes dudas sobre algún caso concreto o necesitas ayuda con la gestión de las nóminas o las cotizaciones de tus empleados, puedes darle un toque a nuestros colegas de la asesoría laboral Ayuda T Pymes.

¡¿Qué te parece?!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.