Módulos o Estimación Objetiva IRPF autónomos

Hoy en GesTron  repasamos todo lo que debes saber sobre la estimación por módulos, como se le conoce comúnmente, o Estimación Objetiva del IRPF.

Nuestros colegas de la asesoría Ayuda T Pymes, nos ayudarán a entender cómo funciona, qué requisitos se deben cumplir para acceder al sistema de módulos para autónomos, los cambios a tener en cuenta y en qué casos conviene tributar por estimación objetiva.

Novedades sistema de módulos en 2020

En 2020, y del mismo modo que ocurrió en 2019 y 2020, se mantiene la prórroga de la Reforma Fiscal y los límites del régimen siguen inalterables.

Así lo refleja la Orden HAC/1164/2019, de 22 de noviembre, que se se ocupa de desarrollar el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el del Impuesto sobre el valor Añadido. De este modo, se evita la salida de más de 250.000 autónomos del sistema.

Específicamente, la Orden establece que en 2020 se mantenga el sistema de módulos IRPF vigente, las instrucciones de aplicación y la reducción del 5% sobre el rendimiento neto de módulos.

¿Qué es la estimación objetiva o por módulos?

La tributación por módulos, como se le conoce normalmente, o el Régimen de Estimación Objetiva del IRPF, es una de las modalidades distintas a las que puede acceder un negocio a la hora de declarar el impuesto sobre la renta de personas físicas.

De tal modo, a la hora de poner en marcha un negocio como autónomos o sociedad, podremos escoger entre Estimación Directa Simplificada –la más común-, Estimación Directa Normal, o el Régimen de Estimación Objetiva del IRPF o módulos, siempre atendiendo a una serie de requisitos que dictaminan la posibilidad de acceso a cada una de las modalidades.

Por su parte, el Régimen de Estimación Objetiva por Signos, Índices o Módulo es aplicable a pequeños empresarios y/o profesionales, con el fin de simplificar las obligaciones fiscales ligadas a la gestión de su actividad.

En esta modalidad, se realiza el cálculo de los rendimientos netos mediante una serie de indicadores. De este modo, al inicio del año ya se sabe con certeza qué rendimiento se va a declarar y qué impuestos se van a pagar a la Agencia Tributaria cada trimestre.

Requisitos para tributar en el sistema de módulos autónomos

La estimación del IRPF a través del sistema de módulos facilita y, en ciertos casos, “abarata” el desembolso en concepto de IRPF para algunos tipos de negocios. La cuestión es que no todos los autónomos pueden tributar mediante módulos o el régimen de estimación objetiva.

Además, en los últimos años, se han puesto en marcha varios mecanismos para limitar el fraude fiscal asociado a este sistema, endureciendo las condiciones  para poder tributar por módulos.

¿Cuáles son los requisitos? Como te decía antes, en los últimos años el sistema de módulos se encuentra en pleno proceso de transición hacia el nuevo escenario planteado por la Agencia Tributaria.

Requisitos módulos autónomos

¿Quién puede tributar por módulos?

En el 2019 los requisitos, que se mantienen en el siguiente ejercicio 2020, han sido:

  • Autónomos cuya actividad económica se encuadren, según la normativa, dentro de este sistema de estimación objetiva.
  • Generar un nivel de ingresos comprendido dentro de los límites determinados por la normativa. Esto es, no superar los 250.000 euros en el ejercicio anterior, exista o no obligación de expedir factura.
    En principio, se trataba de una cifra de adaptación y temporal, intermedia entre los 450.000 euros del límite anterior y los 150.000 euros, nuevo límite y barrera de entrada en el sistema de módulos estipulado por la Reforma Fiscal y que aún no se ha aplicado.
  • Para actividades de naturaleza ganadera y forestal, el futuro límite de los rendimientos generados para poder tributar mediante módulos sería de 250.000 euros.
  • Quedan excluidos del régimen de módulos IRPF los autónomos que facturan a empresas u otros profesionales y que, en el año anterior, han superado en rendimientos los 125.000 euros en todo el periodo. Asimismo, en el caso de que el 50% de los ingresos provengan de empresas, siendo aplicable retención, el límite en el rendimiento será de 50.000 euros. Finalmente en 2019, no se aplicó el importe límite de 75.000 euros establecido en la Reforma Fiscal, manteniéndose también para 2020 el límite de los 125.000 euros vigente en los tres últimos ejercicios.
  • Cuando la actividad se encuadre en el régimen especial del recargo de equivalencia o el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca, las cuotas de IVA y las compensaciones deben ser incluidas en el volumen de ingresos total generado por la actividad.
  • Límite en el volumen de compras de 250.000 euros (sin tener en cuenta las inversiones) mientras se mantenga la prórroga vigente desde 2017. Si se aplicase el límite estipulado por la Reforma Fiscal, el importe máximo en volumen de compras se  reduce a 150.000 euros anuales. Cuando se subcontraten obras o servicios, el importe de los mismos se tiene en cuenta para el cálculo del límite de compras en módulos.
  • No haber renunciado ni estar excluido del régimen simplificado del IVA o del especial de la agricultura.
  • Desarrollar exclusivamente actividades que tributan por módulos y no otras incluidas en el Régimen de Estimación Directa Normal o Estimación Directa Simplificada.

¿Cómo se puede tributar por módulos?

El régimen de tributación de IRPF, sea el sistema de módulos o alguna de las dos modalidades del régimen objetivo, se escoge en el momento del alta a través del modelo censal de Hacienda 036 o 037.

Ten en cuenta que si eliges declarar el IRPF a través de otro régimen, renunciando al de módulos, tendrás que esperar 3 años como mínimo antes de volver al Régimen de Estimación Objetiva.

Actividades comprendidas en la orden de módulos

Aquí puedes consultar el listado detallado de actividades que pueden acogerse al Régimen de Estimación Objetiva del IRPF o el sistema de módulos, tal como refleja la Agencia Tributaria. De forma general, son las siguientes:

  • La mayor parte de las actividades con naturaleza agrícola o ganadera, aplicando un límite máximo en el volumen de negocio de 200.000 y 150.000 euros, al margen del destino definitivo de la facturación generada. La tributación del IRPF para este tipo de actividad se lleva a cabo en función de un sistema al margen del de módulos.
  • Pesca: producción de mejillón en batea.
  • Industria panificadora: actividades relacionadas con la producción de pan, bollería o masas fritas.
  • Sector de la construcción: albañilería, carpintería, cerrajería, fontanería o pintura. En cambio, las actividades obligadas a retener el 1% (las incluidas en la quinta división del IAE) se quedaron fuera del sistema de módulos con la Reforma Fiscal.
  • Transporte: de viajeros, mercancías, incluido el servicio de taxi. En transporte de mercancías por carretera y servicios de mudanzas, el límite máximo de vehículos por negocio es de 4.
  • Sector del comercio minorista: todo el sector al completo, incluyendo quioscos de prensa, talleres de reparación de vehículos y otros talleres de reparaciones.
  • Hostelería: restaurantes, cafeterías, bares, heladerías, hostales, pensiones y fondas.
  • Otros servicios: peluquerías, salones de  belleza, autoescuelas, mudanzas, tintorerías y copisterías.

Hace unos años quedaron excluidas del sistema de estimación objetiva en módulos otras actividades de naturaleza industrial, como la carpintería metálica o la confección de muebles metálicos o de madera, la generación en serie de prendas de vestir, ciertos tipos de instalaciones, …

¿Cuánto se paga por módulos?

El pago de una cuota determinada de IRPF en módulos se establece en función del rendimiento neto del negocio en cuestión. Este se calcula en base a unos factores objetivos o módulos especificados por Hacienda para cada actividad, a saber, el número de empleados, personal no retribuido, los suministros eléctricos y la superficie del establecimiento o local.

A estos se les aplica ciertos coeficientes de minoración por incentivos a la generación de puestos de trabajo o a la inversión. También se aplican índices correctores en función de la población del municipio, de la duración del periodo de explotación de la actividad, de si se trata de una nueva actividad de nueva creación y del rebase de determinados límites.

En la nueva categoría de módulos es posible deducirse las partidas de amortizaciones por inmovilizado. Asimismo, las actividades agrícolas y ganaderas pueden deducirse el coste de compra del gasóleo e incluir ciertos gastos especiales en caso de incendio o robo, siempre que se justifiquen de manera adecuada.

El cómputo del rendimiento neto se calcula en función de los datos-base efectivos a 1 de enero, o del día de arranque de la actividad si se trata de una de nueva creación.

Novedades módulos (2017, 2018 y 2019) 2020

En realidad la cosa sigue en la misma senda, para la tranquilidad de muchos pequeños empresarios y profesionales. La prórroga se extiende en la mayoría de los límites en 2020: cuotas de IRPF establecidas para el sistema de módulos, índices de rendimiento neto de las actividades agrícolas y ganaderas,  procesos de aplicación y la reducción del 5% respecto al rendimiento neto.

Respecto al IVA en 2019, también  se conservaron los módulos del régimen simplificado, cuyo último incremento fue en 2015 para adaptarlos a la subida general del IVA.

¿Cómo se calcula la cuantía del pago fraccionado?

El importe  fraccionado a pagar será, normalmente, del 4% del rendimiento neto aplicable, el 3% para trabajadores por cuenta propia que cuenten con un trabajador contratado y el 2% cuando no cuentes con empleados o la actividad desarrollada tenga naturaleza agraria.

Las obligaciones fiscales asociadas a la tributación a través del sistema de módulos del IRPF, implican la declaración del modelo 131 de Hacienda trimestralmente (hasta el 20 de abril, julio y octubre y hasta el 30 de enero).

La presentación del modelo 131 se complementa con la declaración anual del IRPF, a del modelo D-100, en el plazo que va desde el desde el 2 de abril hasta el 1 de julio de 2019.

Además, es obligatorio que los trabajadores por cuenta propia que se acojan al régimen de módulos del IRPF, también deben aplicar el régimen simplificada del IVA.

  • Régimen simplificado del IVA
  • Régimen Especial de Agricultura, Ganadería y Pesca
  • Recargo de Equivalencia

¿Cuándo no me conviene tributar por módulos?

Partiendo de que cumplamos los requisitos determinados anteriormente, ya que no todo el mundo puede optar a tributar el IRPF mediante módulos, tendrás que plantearte si te conviene o no  escoger la Estimación Objetiva.

A la hora de decantarse por módulos o alguna de las modalidades de estimación directa, ten en cuenta que en el sistema de estimación objetiva, el rendimiento es estimado. Se computa en base a una serie de factores específicos de tu negocio al principio del periodo.

En función de esos elementos se calcula la cuota fija de IRPF, que pagarás cada mes, la misma cuota tributaria al margen de los beneficios (o pérdidas) generados.  Esta cuota será superior cuanto más grande sea nuestro local o cuantos más trabajadores tengas en plantilla.

El régimen de módulos es sistema poco flexible, no tiene en cuenta los vaivenes en el día a día de tu actividad.  Así, si en un periodo en concreto no facturas o tienes pérdidas elevadas, pagarás la misma cuota de IRPF que si te hubieras forrado.

Cuando los rendimientos objetivos estimados por el sistema de módulos, es decir, los calculados en función de los factores de los que hablábamos antes, sean superiores a los rendimientos que realmente genera tu negocio, debes plantearte renunciar al sistema de módulos y acogerte a la estimación directa.

Para renunciar al régimen de módulos, tendrás que indicarlo en el modelo censal (036 o 037) de alta en Hacienda cuando arranques tu actividad.

Si tu negocio ya está en marcha, puedes presentar la declaración censal de renuncia en el mes de diciembre o presentar en el periodo estipulado la declaración del primer trimestre, con el modelo 130 de Hacienda.

No olvides que una vez renuncies y te salgas del sistema de módulos, no podrás volver pasados unos cuantos meses. Tendrás que esperar, como mínimo, tres años. Tiempo en el que tu negocio tendrá que tributar el IRPF en estimación directa. Además, pasado ese tiempo, tendrás que revocar el cambio para volver a módulos o se aplicará una prórroga automática.

¿Qué libros es obligatorio llevar en esta modalidad?

Sólo tienes la obligación de guardar las facturas que expidas y reciba tu negocio, ordenadamente. En eso te puede adelantar mucho el trabajo este programa de facturación online (que es gratis, para siempre). También tendrás que conservar los justificantes de los módulos que se apliquen.

No tienes que llevar libros de ingresos y gastos. En el caso del libro de registro de Bienes de Inversión, sólo tendrás que gestionarlo si te deduces amortizaciones. En cuanto al libro de registro de ventas e ingresos, sólo es obligatorio para actividades con rendimiento neto determinado en función del volumen de operaciones, como en el caso de la agricultura y la ganadería.

¿Alguna duda respecto a cómo funciona el régimen de estimación objetiva o módulos? Comenta y listo 😉

Módulos o Estimación Objetiva IRPF autónomos
3.9 / 5

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.